Lavalle, Lunes 13 de febrero de 2017

Según la organización no gubernamental Casa del Encuentro, en nuestro país muere una mujer asesinada cada 30 horas. Las cifras de febrero son todavía más alarmantes: en los últimos trece días hubo una víctima cada 18 horas.

En los 44 días que transcurrieron del año 2017 ya se registraron 57 femicidios. Por qué no baja el número y qué tiene que mejorar el Estado para ayudar a las víctimas. El fenómeno de los homicidios vinculados.

Hay un femicidio cada treinta horas y, en lo que va del año, ya fueron asesinadas 57 mujeres por violencia de género. Sin embargo, las cifras del mes de febrero son todavía más alarmantes: en los últimos trece días hubo una víctima cada 18 horas.
 
Para la directora del Observatorio de Femicidios en Argentina, Ada Rico, el número de crímenes no baja porque el problema es cultural. “Hay que trabajar para desandar el camino aquel de alguien que considera a una mujer como un objeto de pertenencia; ni una mujer ni un hombre le pertenece a nadie: todos somos seres libres”, señaló en conversación con TN.
 
Admitió que falta capacitación en la Justicia y las fuerzas de seguridad porque muchas denuncias son desestimadas.
 
Ada Rico insistió en la importancia que las mujeres presten atención a las alertas de una relación que podría volverse violenta y dijo que es un error confiar en el varón que no será capaz de golpear.
 
"Un femicida no es un enfermo, es un violento que toma a una mujer como un objeto y considera que puede hacer lo que quiera con ella", aclaró.
 
En la Casa del Encuentro funciona un centro de asistencia para ayudar a las víctimas de violencia de género y sus familias.
 
Está vigente el servicio gratis de la Línea 144 para denunciar y pedir ayuda.
 
La titular del Consejo Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez, explicó que el hecho de la cantidad de femicidios que no baja tiene que ver con muchos factores.
 
En algunos casos, las víctimas denuncian y no les llega ayuda a tiempo. Otras mujeres directamente no se animan a denunciar.
 
Tuñez remarcó que tanto la Justicia como las fuerzas de seguridad están obligadas a tomar todas las denuncias y llamó a la sociedad a informarse sobre los mecanismos de ayuda que aporta el Estado.
 
“Si una mujer denuncia y no tiene respuesta le pedimos que se comunique al 144; la ley existe, hay que hacerla cumplir”, sostuvo.
 
EL FENÓMENO DE LOS FEMICIDIOS VINCULADOS
 
“La violencia de género atraviesa a todo el entramado social”, explicó Rico. Y las noticias de todos los días parecen darle la razón. En la masacre de Hurlingham, por ejemplo, además de la mujer asesinada por su pareja murieron su hermano, su hermana y su mamá. A esto se le llama femicidio vinculado: son los familiares o amigos de la mujer que mueren como parte del ataque.
 
La titular de Casa del Encuentro manifestó que este tipo de crímenes ocurrió siempre. La diferencia es que ahora se conocen y tienen más visibilidad. “Desde el Observatorio de Femicidios vimos a lo largo de los años cómo iban siendo asesinados niños y padres también; esos homicidios se cometen con un solo fin: seguir destruyendo a esa mujer”, explicó.
 
Según las estadísticas de la ONG, desde 2008 hay más de 50 femicidios vinculados por año.