Lavalle, Friday 17 de February de 2017

El Dr. Hermindo González, quien integra la Red de Infancia Robada, estuvo en los estudios de Radio Sudamericana y dio detalles del caso que conmocionó a la opinión pública.

Sostuvo que en las fotografías halladas por los familiares, se logró ver a las víctimas en actos sexuales explícitos, tocamientos y otras imágenes irreproducibles.  “En los 17 años que llevo militando por los derechos de los niños, nunca vi un antecedente similar”. 
 
Luego de descubrirse el aberrante caso de una pareja que captaba niños para abusarlos sexualmente, el Dr. Hermindo González, dio detalles de la investigación y dijo que en los 17 años que lleva en la militancia de los derechos de los niños, nunca vio algo similar en Corrientes.
 
Se trata de Vanesa Fernández y Maximiliano Ayala, una pareja que vivía en una precaria casa en el barrio San Antonio Este que abusaba sexualmente de los niños del barrio y fotografiaban los horrorosos actos sexuales.
 
En la entrevista brindada a Radio Sudamericana, González dijo que las pruebas contra estos dos chacales son contundentes y agregó que se investiga también el presunto abuso sexual hacia el hijo de la pareja, quien aparecería en las imágenes.
 
“Estamos investigando si detrás de este hecho existe una vinculación con una red de pedofilia”, dijo el abogado patrocinante y explicó que la pareja está imputada por abuso sexual agravado- por ser gravemente ultrajante y por tener acceso carnal. Ayala se encuentra alojado en una sala de máxima seguridad en el Hospital de Salud Mental y Fernández en el Instituto Pelletier.
 
“Creemos que Ayala debe ser trasladado a una cárcel común y ahí, uno de los delitos más reprochados por el ambiente de la delincuencia, es el abuso sexual a menores de edad. Cuando se trata de abuso sexual, los internos toman venganza contra este tipo de personas”, manifestó.
 
Explicó que lo que generó más aberración es el modus operandi con la que se manejaban estos chacales. “Vane”, como se la conocía a la abusadora de niños, se acercaba a los vecinos alegando que era víctima de violencia de género; allí entablaba una relación con la mamá de los pequeños para luego llevárselos a su casa y cometer las violaciones.
 
Además de los niños y adolescentes, en las imágenes que pudieron obtener los vecinos, se pudo ver a varias mujeres mayores de edad. Todas con aspecto de haber estado dopadas al momento de las fotografías y abusos sexuales. “En un caso tenemos una mamá y su hija, ambas víctimas de estos personajes. Ella nos contó que en varias oportunidades “Vane” la invitaba a bailar, pagaba la entrada y las consumiciones. Creemos que en la bebida pudieron haber mezclado pastillas”.
 
González dijo además que las imágenes “no dejan lugar a dudas”, se pudo observar tocamientos en partes íntimas, menores realizando sexo oral al degenerado Maximiliano Ayala, prácticas sexuales explícitas y hasta eyaculaciones.
 
“Las pruebas son claras y contundentes. Hay imágenes que no dejan dudas que los que aparecen en las fotos son estas personas y creemos que esto está concluido”, finalizó